LOS PELIGROS DE LA BIBLIA

En la Edad Media, la Bíblia solo estaba permitida en griego y el latín, por eso los teólogos europeos que intentaron traducirla a sus respectivas lenguas vernáculas acabaron bastante mal. A partir de 1382, se tradujo por primera vez al inglés por John Wycliffe. Sus restos fueron desenterrados y quemados cuarenta años después de su muerte. El checo Juan Hus, murió en la hoguera en 1415, lo mismo que William Tyndale en 1536 por volver a intentarlo con el inglés (la de Wycliffe seguía prohibida); Jacob van Liesvelt, el primero en publicar una Biblia en holandés en 1526, condenado y muerto. Los Estados Pontificios siempre estuvieron detrás de esas persecuciones y todos ellos fueron considerados, posteriormente, mártires por los protestantes.

EL REY Y EL BLUETOOTH

Todos tenemos en el móvil una especificación industrial llamada bluetooth que permite el intercambio de datos entre dispositivos mediante un sistema de radiofrecuencia. Lo cierto es que tanto su denominación como símbolo siempre han parecido un tanto extraños. La explicación está… ¡en los vikingos!

En el siglo X vivió el rey vikingo Harald Blatand (936-986) que ha pasado a la Historia por la unificación de las tribus que habitaban las actuales Dinamarca, Noruega y Suecia y, además, promover su conversión al cristianismo. Su nombre significaba “gran hombre” (tand) “moreno” (bla), pero en su traducción al inglés cambió a Bluetooth.

En 2000 la compañía Ericsson, sueca, por supuesto, decidió bautizar en honor de Harald una nueva tecnología, y así nació el bluetooth.

¿Y el símbolo del bluetooth de dónde viene?, pues de las runas o letras que corresponden a las iniciales del rey: un trazo vertical con una x en el centro (H) y una especie de B mayúscula muy angulosa (B).

LA PRIMERA POLICÍA DE EUROPA

En la Edad Media existían en los diferentes reinos españoles grupos de gentes armadas que se llamaban hermandades y cuyo objetivo era, básicamente, perseguir a los malhechores. La primera hermandad documentada surgió en el siglo XI en los Montes de Toledo, para perseguir a los golfines que merodeaban por aquellas tierras. Todos los reinos cristianos españoles tenían instaurados grupos de este tipo, sin embargo, a lo largo del siglo XIV, muchas de estas hermandades comenzaron a fusionarse con las de territorios circundantes, y en 1476, definitivamente, Isabel I de Castilla aprobó el Ordenamiento de Madrigal, por el que se unían todas las hermandades castellanas en una nueva entidad: la Santa Hermandad.

La Santa Hermandad tenía el objetivo de proteger los caminos y perseguir a salteadores, y juzgar y castigar inmediatamente delitos cometidos a cielo abierto. Los 2000 cuadrilleros o mangas verdes de la primera época eran sostenidos económicamente por los concejos. Esta especie de policía rural es considerada por muchos el primer cuerpo de policía de Europa.

El mismo don Quijote se las hubo de ver con ellos:

Venid acá, ladrones en cuadrilla, que no cuadrilleros, salteadores de caminos con licencia de la Santa Hermandad, decidme: ¿quién fue el ignorante que firmó mandamiento de prisión contra un tal caballero como yo soy?

 

VIKINGOS EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

A causa de nuestros pecados vinieron las gentes de los normandos a esta tierra y destruyeron la iglesia de Santa Eulalia de Curtis y otras de la comarca; sus sacerdotes fueron llevados presos y pasados por la espada; el fuego consumió las escrituras, y las mismas piedras perecieron por las llamas.

Historia Compostelana

Se estima que la primera arribada a la península ibérica de estos temibles guerreros vikingos sucedió en el año 844, cuando una gran flota fue avistada desde Gijón. Se dirigió, posiblemente sin tocar tierras asturianas, hacia Galicia, donde desembarcaron en la Torre de Hércules sembrando el caos por buena parte de las tierras gallegas. Esa misma flota, compuesta por entre 80 y 100 naves, se dirigió después a Lisboa, ciudad que sitiaron durante tres días. No obstante, el arrojo de estos guerreros, que buscaban botín y practicaban el pillaje, era proverbial. Así que no tuvieron reparos en meterse con el Emirato de Córdoba y, después de atacar Cádiz, remontaron el Guadalquivir hasta Sevilla.

Esta fue la primera vez que los vikingos llegaron a la península ibérica, pero habría muchas más en los doscientos años siguientes.

CONDENADO POR TRADUCIR

John Wyclif (c-1320-1384), teólogo reformador inglés, ha pasado a la Historia por haber realizado una de las primeras traducciones de la Biblia en latín, en este caso al inglés en 1382. Wyclif siempre fue muy crítico con la Santa Sede, que, según él, debía regresar a la espiritualidad primitiva basada en las Sagradas Escrituras y abandonar sus intereses terrenales. El papa Gregorio XI le amenazó por hereje en varias ocasiones, pero él y su grupo de afines de Oxford comenzaron a traducir la Biblia para que el mensaje de Cristo llegase sin malintencionadas interpretaciones a todos aquellos que no sabían latín. Su postura antipapista le granjeó la persecución y la condena de toda la clase religiosa de Inglaterra, pero él se mantuvo siempre fiel a su idea e, incluso, escribió al papa Urbano VI pidiéndole que abandonase las riquezas y los honores del mundo. Finalmente, fue apartado de su cátedra de Oxford, fue considerado hereje y perseguido. Solo algunos poderosos amigos y el apoyo del parlamento lograron que siguiera en libertad. Murió en 1384 y fue sepultado en el patio de la iglesia de Lutterworth, pero no por toda la eternidad, solo durante cuarenta años.

Considerado de nuevo hereje en 1414 en el concilio de Constanza, se acordó la exhumación del cadáver y la quema de sus huesos. Sus cenizas acabaron en el río, así evitaba el Vaticano que su tumba se pudiese convertir en sitio de veneración. El arzobispo de Canterbury dijo de él que era un discípulo del Anticristo que, como complemento de su maldad, inventó una nueva traducción de las escrituras en su lengua materna.

EL PRIMER PARACAÍDAS

Abbás ibn Firnás (810-887) fue un científico andalusí del siglo IX que pasa por ser uno de los precursores de la aeronáutica. Era un buen poeta, astrónomo, físico… y firmó diversos inventos en varios ámbitos de la ciencia, pero lo que más fama histórica le dió fue su esfuerzo por crear una máquina voladora. En el año 852 se lanzó desde una torre de Córdoba (España) con una lona que utilizó para amortiguar la caída, lo que se considera el primer paracaídas de la Historia. Salió vivo de aquella, con sólo algunas magulladuras, y a la edad de 60 años dio un paso más y se lanzó, ante la mirada expectante de una multitud, desde otra torre cordobesa con unas alas de madera recubiertas de plumas de rapaces. Logró mantenerse unos diez segundos y planear hasta un valle, aunque en la caída se partió las dos piernas. Luego reconocería su error: no había puesto una cola al artefacto.

Hoy llevan su nombre un cráter de la luna, un aeropuerto iraquí, un moderno puente cordobés y un centro astronómico en Ronda, y hasta Libia ha editado un sello con su efigie…

Curiosidades de la Historia